Espere un momento por favor, Cargando...

 

Infraestructura en General

26 marzo, 20190

Costo, escalabilidad, seguridad y tiempo.

Infraestructura en tierra

Haremos el ejemplo de una pequeña empresa que necesita un servidor para poder manejar su negocio. Entonces piensa en implementarlo en su oficina, lo que hoy por hoy llamamos implementaciones de tierra (por que no están en la nube).

Su historia comienza buscando un proveedor quién le venderá un servidor con un costo de entre de $5000 a $10000. Luego de ordenar un servidor, le tomará aproximadamente de 3 a 6 semanas  para tenerlo en las oficinas de la empresa . (tiempo). Además, debe incurrir en el costo de instalación física del servidor, licencias, energía, aire acondicionado, redes y mantenimiento del mismo de una persona calificada. Luego de todo esto podríamos estar diciendo que la instalación de este servidor puedo llegar a $15000. (Costo) Esto representa un gasto inicial donde todavía el servidor no está produciendo ninguna ganancia o corriendo ningún servicio. Luego de aproximadamente entre 4 a 8 semanas y unos $15000,  finalmente tenemos un servidor al cual podemos instalar los servicios o aplicaciones que necesitamos.

 

Infraestructura en Nube

En comparación con la de tierra, la empresa decidió alquilar una máquina virtual en la nube.

El alquiler mensual de una máquina pequeña ronda los $152,  (y repito por mes). Este monto no se paga inicialmente sino hasta terminado el mes. El costo por hora es de $0.209, y se paga por lo que se consume,  es decir, si usó el servidor por 3 horas, se me cobran tres horas. (Costo)

Esta implementación puede durar unos 5 a 10 minutos, (tiempo)  después de los cuales La máquina está lista para ser usada por el cliente.  El precio ya incluye el costo del alquiler de las licencias básicas de Windows. No se incurre en gastos eléctricos, de aire acondicionado, instalaciones de redes, o el alquiler del espacio físico.

 

Si comparamos el costo inicial de implementar en tierra versus el costo inicial de implementar en la nube las diferencias son abismales.  No sólo en costos si no también en el tiempo de implementación de la infraestructura.

 

Escalabilidad de la infraestructura

En tierra

Actualizar el servidor,  agregando discos duros o memoria,  puede ser un proceso largo y costoso. El costo de aumentar la memoria RAM de un servidor y sus discos duros para almacenamiento puede rondar unos $3000 los cuales tienen que ser pagados inicialmente antes de hacer la mejora.  Nuevamente, si las partes no se encuentran disponibles habrá que pedirlas a un proveedor, que puede demorar entre 2 y 4 o más semanas en hacernos llegar las partes.

Una vez que cuente con las partes en stock, debo planificar apagar el servidor para poder insertar la nueva memoria y los discos duros,  configurarlos los nuevo discos de almacenamiento en el sistema operativo. Esto supone que se debe apagar el servidor por al menos un par de horas interrumpiendo el servicio para realizar estas mejoras.

 

Si la carga de procesamiento, o si el servidor se volviera viejo, obsoleto o simplemente es muy pequeño para la capacidad de procesamiento que se requiere,  se requería adquirir un segundo servidor para soportar o balancear la carga de trabajo. Esto implicaría un gasto inicial aproximado al precio de un servidor que equivale unos $5000. Este monto hay que sumarle el tiempo que duraría el proveedor en traerlo instalarlo en el rack, las licencias, el gasto extra de energía y consumo de aire acondicionado que conlleva.

En Nube

Actualizar el servidor es cuestión de configurar en la nube los cambios que necesitas, ya sea mejorar la ram o agregar almacenamiento,  y luego reiniciar el servidor. Esto supondría que el servidor estaría fuera de línea por un par de minutos mientras se reinicia. Luego de esto tendremos el servidor con las mejoras que escogimos en cuestión de minutos.  

Además el costo de ir de escalar verticalmente la instancia de esa máquina a su siguiente versión siguiente más grande no es tan caro,  pasando de pagar $152 a $305 por mes, los cuales son pagados hasta final de mes.

 

Si la carga de procesamiento es mayor, y el servidor queda muy pequeño para la capacidad de procesamiento que se requiere, se necesitaría adquirir un segundo servidor para soportar y balancear la carga de trabajo. A esto se le llama auto escalabilidad en la nube, y configurarlo toma alrededor de 5 minutos.

 

La infraestructura de nube sería capaz de activar una segunda instancia del mismo servidor automáticamente ante el incremento de la carga de trabajo. Durante el uso o consumo de esta segunda instancia, se nos cobra un monto igual al del servidor original por el tiempo que pase encendido y en uso ese servidor. Podríamos tener hasta 20 instancias del servidor activas para balancear las cargas de procesamiento.

El proceso automático puede ser configurado para que funcione por horas, por ejemplo si sabemos que tenemos un pico de carga entre las 9 am y las 11, para que funciones en este lapso, o bien para que lo haga automáticamente en base al nivel de CPU, donde podrías decir, que si el CPU del servidor excede el 85% de su capacidad por más de un minuto, entonces prenda una segunda instancia, y una tercera, o cuarta y así hasta que el CPU no sobrepase el 85%. Y donde los servidores se apaguen cuando el CPU baje a menos del 25%, apagamos una instancia, y si se cuemple el criterio, apagamos otra y otra, hasta quedar con una sola instancia del servidor en línea.

 

Esto es ideal para mantener el presupuesto bien ajustado, pues en momentos en los que el servidor está ocioso y con bajo nivel de procesamiento, como por ejemplo a las  2 am, pagamos por un servidor pequeño y una sola instancia y en momentos donde haya mucha carga de trabajo y muchos usuarios pagamos por las instancias extra creadas para responder la demanda.

 

Como ejemplo de los costos, tenemos que un servidor de 4 vCPU, con 16 GB Ram, nos cuesta por día (24hr): $10.83, eso quiere decir $0.418 por hora.

 

Si durante el día, tuvimos un pico de procesamiento donde por 4 horas encendimos 3 instancias extra tenemos que:

 

10.83instancia del servidor original x día
0.418 Precio por hora de una instancia extra
4 x  0.418 x 3=4 horas a $0.418 x 3 instancias
$5.016Menos de $6 en costo por las 3 instancias extra durante 4 horas del pico de carga.
$15.84Total al día, por el servidor original, más el cargo de las 3 instancias adicionales que corrieron por 4 horas de pico.

 

El ejemplo anterior, muestra que con menos de $6 se pueden manejar los picos de 4 horas de carga de una forma eficiente, automática, económica y rápida.

 

Redundancia y contingencia

En tierra

En tierra redundancia implica duplicar todo a sitio alterno, duplicar el costo para llevar los mismos servidores, la misma o por lo menos, lo mínimo de infraestructura requerido,  duplicado a otro sitio remoto, en caso de alguna eventualidad, o catástrofe, este no afecte los servicios y continúen sin afectar el usuario final.

Estos costos implican, alquileres, servidores, equipo, ups, plantas electricas, aire acondicionado, redes, conexiones; todos activos sujetos a la depreciación.

 

A estos le sumamos la limitante de la distancia entre sitios alternos, pues no hay muchas opciones para establecerse a una distancia prudente entre ambos sitios, ya que no hay grandes datacenter acá en el país,

En Nube

  • Existen muchísimos datacenter alrededor del mundo. Solo la nube de Microsoft Azure tiene ya 54 regiones en el globo. (Pueden ver más información acá)
  • Se ahorraría en gastos como locación, electricidad, aire acondicionado, conexiones, alquiler de locales, o de servidores físicos, licencias de productos y de sistemas operativos.
  • Se podrían replicar a más de una región.
  • Se paga por el servidor, o servicios que corran en la nube, no por los otros gastos asociados a un datacenter en tierra (A/C, energía, alquileres espacio etc.)
  • El la nube existen ya métodos y software para replicar a otra region. No es necesario comprar el software de un tercero para replicar.

Otros beneficios

Además de los beneficios de costo y tiempo,  hay otros que vale la pena mencionar, Como por ejemplo:

  1. En Tierra, Activos que se deprecian: Cuando se incurre en el gasto de equipar un DataCenter, el la compra de equipos, (servidores, racks, routers, switches, firewalls, UPS, y otros) éstos son activos que el estado compró con dinero de todos, activos que se deprecian rápidamente, en cuestión de 4 a 6 años, y que a lo largo deberían ser reemplazados en el mismo tiempo, pues llegan al fin de su vida útil .
  2. En Nube, un gasto más solamente: cuando se renta infraestructura en la nube, está se añade como un gasto más, es igual que pagar el agua, la luz, o el teléfono.
  3. No se  tendría que lidiar con la infraestructura física, ni con lo que esto conlleva implícito, alquiler de local, datacenter, o servidores físicos, como lo que ocurre en Codisa.
  4. No se incurre en el costo de comprar caras licencias para los servidores que tenemos en tierra, pues cuando se alquila máquinas, el costo ya tiene incluido el alquiler de la licencias (Windows, SQL Server, Office).
  5. No se necesita una persona en sitio, las 24 horas, para el mantenimiento de los servidores. (Actualización de software, parches de seguridad, reemplazo de discos defectuosos).  El administrador (s) pueden hacerlos desde cualquier parte del mundo, con conexión a internet, en cualquier momento del día.
  6. La resolución de problemas en la infraestructura, es más rápida, dado que el administrador inicia sesión desde cualquier parte, a cualquier hora, y resuelve el problema, en lugar de tener de tener que desplazarse al sitio, al datacenter y resolver.
  7. La adquisición de nuevos servicios y la implementación de estos estaría a un click de distancia. Dado que en la nube se base en infraestructura bajo demanda, con un par click se pueden tener todo un ambiente de pruebas o desarrollo listo en cuestión de minutos, y no semanas o meses.

Seguridad

Me falta hablar de seguridad, pero este es un gran tema, que abarcaría un solo artículo por sí solo. Solo les puedo decir que hay mucha seguridad, y que contrario a lo que muchas personas piensan, los datos y accesos están bien protegidos, por varias capas de seguridad, tanto físicas, como virtuales.

Todo depende de cómo se implemente la seguridad, pero me atrevería a decir que los datacenters y sus datos, son tan o más seguros, que cualquiera datacenter que tengamos en la tierra.

Eduardo Herrera Ugalde.

21 marzo, 2019.

Heredia, Costa Rica.

 

No autorizo el uso parcial o total de este texto para ser expuesto en ningún otro sitio, blog, o medio, ya sea digital o análogo, sin mi previo consentimiento.

Eduardo Herrera

Deje una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se publicará.

¿Necesitas ayuda? Chatea con nosotros